Hilo y Mijares en el Campo de Hielo Patagónico Norte

Expediciones Noticia

Nuestro amigo Hilo, en compañia de Jose Mijares realizan la primera travesia nacional del campo de hielo patagónico norte, norte-sur.

Reproducimos el relato de la expedición. 

www.sierraguadarrama.es
Hilo Moreno 

"El día catorce de noviembre José Mijares y yo, Hilo Moreno, salimos del aeropuerto de Barajas rumbo a Santiago de Chile, con el objetivo de acercarnos al Campo de Hielo patagónico Norte y realizar su travesía en sentido longitudinal.

www.sierraguadarrama.es

Son muy pocas aquellas expediciones que lo han recorrido de Norte a Sur. Ello se debe en primer lugar, a la inclemencia del clima y en segundo, a la dificultad y lejanía de sus accesos.

www.sierraguadarrama.es
Buscando el paso al glaciar 
www.sierraguadarrama.es

Elegimos la entrada al hielo por la Laguna de San Rafael, donde llegamos el día diecinueve de noviembre. Se trata del acceso clásico desde que Eric Shipton lo utilizase en su expedición de 1961/2.

www.sierraguadarrama.es
www.sierraguadarrama.es

 

www.sierraguadarrama.es 

Después de ocho días de buen tiempo (los únicos que tuvimos en la travesía) logramos portear todo el equipo hasta el inicio del glaciar. Tras pasar el día de mi cumpleaños en la tienda debido a una fuerte ventisca, nos calzamos los esquís el 27 de noviembre. Para entonces el tiempo ya había cambiado y nos obligó a navegar a ciegas en medio del white out a golpe de brújula y de GPS.

www.sierraguadarrama.es
Este clima nos acompaño el resto del viaje.La travesía longitudinal del Campo de Hielo Norte está claramente dividida en dos partes separadas por el Cordón de Aisén, cordillera de más de tres mil metros que fracciona el hielo, y cuyo paso se realiza a través del Collado Colonia.
www.sierraguadarrama.es
Después de esquiar durante una semana sorteando grietas en medio de una nube y con visibilidad cero nos situamos en la base del Collado.
www.sierraguadarrama.es
La subida se realiza por una ladera de gran exposición sorteando restos de avalanchas y con la mirada clavada en los numerosos seracs que amenazan desde arriba. Pese a haber iniciado el ascenso durante una ventana de buen tiempo, éste se cerró a 250 metros del Collado y nos vimos sorprendidos por otra ventisca patagónica.
www.sierraguadarrama.es
Sin encontrar la bajada tuvimos que montar campamento en pleno paso, protegidos por un farallón de roca y la rimaya, ahí permanecimos el día siguiente entero, probablemente en el lugar más ventoso de todo el Campo de Hielo.
 www.sierraguadarrama.es
Tuvimos suerte y unas cuarenta horas después el cielo abrió por unos minutos, los suficientes para visualizar la bajada y lanzarnos a la última fase de nuestra travesía.
www.sierraguadarrama.es

Uno de los problemas más evidentes en el Campo de Hielo es el de la gran cantidad de grietas que lo surcan. Afectado por las temperaturas, cada vez más altas, y por las constantes lluvias el glaciar se desparrama hacia los diferentes frentes, mudando su aspecto en poco tiempo y abriéndose en él grietas de todos los tamaños. Ello hace que la progresión sea extremadamente trabajosa y lenta y haya que realizarla casi constantemente encordado.

www.sierraguadarrama.es

Esta última parte de la travesía supuso un autentico laberinto en el que aparte de recorrer varias veces el mismo trayecto, teníamos que arrastrar la pulka, elevarla o izarla en busca del itinerario correcto. Al bajar de altitud, las lluvias se acentuaron y en la última semana no dejó de llover ni un minuto. Ello, junto a una dieta definitivamente hipocalórica hizo de nuestra salida del hielo un autentico calvario.

 

www.sierraguadarrama.es

 

   Al final, ya a la vista de tierra firme hubimos de abandonar las pulkas, parte de la comida e incluso (inconsciencia o impaciencia) la cuerda. Un trayecto de dos kilómetros por el hielo vivo de la lengua glaciar Steffen, sin pulkas y ligeros de equipaje, nos depositó en tierra. Sólo nos restaba descender hasta poco más allá del final del hielo donde, según nuestros datos, encontraríamos pobladores.

 

www.sierraguadarrama.es

 

Fueron dos días (pues decidimos retornar a por parte del equipo abandonado) los que tardamos en encontrar ser humano alguno. En la tarde del trece de diciembre, dos colonos asentados en la más absoluta tranquilidad a los pies del frente glaciar Steffen, recibieron la más extraña visita de sus últimos años…” 

 

www.sierraguadarrama.es

 

  www.sierraguadarrama.es
 
Hilo Moreno y José Mijares
www.sierraguadarrama.es
 
{mosgoogle} 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Sierra de Guadarrama.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.