El senderismo

Senderismo artículos

Recorrer el patrimonio viario tradicional huyendo de las zonas urbanas, siguiendo una sencilla señalización codificada internacionalmente. Estas rutas mantienen una lógica, procurando pasar por lugares de interés paisajísticos, culturales o simplemente humanos. Son señales muy sencillas y fáciles de identificar, se trata de dos pequeños trazos paralelos, la parte superior de los cuales es blanca y la inferior amarilla. Estas señales las podemos encontrar en los lugares como estacas de madera, árboles, piedras, postes, etc. Es importante que se puedan ver en los dos sentidos de la marcha, sobre todo para evitar perderse en lugares afectados por la niebla.

 

 

 

·  El senderismo

El senderismo; conjunto de actividades lúdicas, deportivas, culturales y turísticas en el medio ambiente, que por medio de sendas unen los pueblos y valles de una región o país mediante caminos, sendas, cañadas y calzadas, es sin ninguna duda del fundamento del senderismo.

Dos tipos de senderismo:

·         Senderismo Interpretativo.

o        Senderismo de corta duración, generalmente una mañana, y poco desnivel. Su objetivo es la interpretación por parte del guía de fenómenos como la geología, la historia, la flora y la fauna que pueda surgir a lo largo del recorrido, con su posterior comprensión por parte de los senderistas.

Este tipo de senderismo se encuentra al principio de la escala de los amantes del “verde”. No necesariamente se desarrolla en grandes montañas, por lo que tiene sus adeptos en familias, principiantes, personas casuales, escolares, personas mayores, etc.

o        Algunos consejos:

§         Correcta elección de vestimenta y calzado. Al realizar una actividad deportiva es fundamental para su mayor disfrute. Es decir ropa cómoda y calzado confortable (que nos sujete el tobillo sí es posible). Si somos un poco más meticulosos nos acordaremos de traer un chubasquero, algo para proteger la cabeza y gafas de sol. Un esguince de tobillo suele ser el resultado de un calzado muy de moda y muy bonito pero poco eficaz para la montaña.

§         Acertada elección del itinerario según nuestra capacidad (a tener en cuenta: edad, forma física y ganas de andar). Un mismo recorrido puede ser un auténtico paseo para unos y un calvario para otros.

§         El mejor consejo es informarse siempre bien de lo que se va a andar, aun yendo con un amigo que se lo conoce al dedillo. Puede ser interesante saber: si lo que andaré es una senda balizada, si hay agua en el camino, cuanto tiempo puede tardar en ir y volver, qué desnivel tiene el recorrido, habrá algún refugio abierto para resguardarme o comer algo.

·         Senderismo de media montaña:

o        Senderismo de duración media y desnivel suave, que fija su objetivo en recorrer valles, visitar ibones y contemplar espectaculares formaciones de montaña. La gran mayoría de los amantes de la montaña se pueden incluir dentro de este grupo. Las pautas básicas del senderista son superadas con creces, pero qué podemos hacer para que aún sea más seguro nuestro encuentro con la naturaleza.

o        Algunos consejos:

§         Correcta interpretación del mapa. El uso de la brújula y un altímetro nos ayudarán a encontrar el rumbo perdido por cualquier circunstancia. Cuanta gente va todavía a hacer ese camino “fácil” a lo largo de… siguiendo a todo el mundo que también va a ese sitio. Cuidado con esto.

§         Correcta alimentación y bebida abundante en el trayecto. El desayuno antes de iniciar la marcha puede ser fundamental de conquistar nuestro objetivo y no darse la vuelta por falta de fuerza. No se debe esperar a tener sed. Es mejor ir bebiendo varias veces durante la marcha.

Las sendas son una red de itinerarios formados por conexiones de caminos, vías, pistas, etc. Se trata siempre que sea posible evitar el transito por carreteras asfaltadas y transitadas por vehículos. El GR (grandes recorridos) va a lo largo de grandes kilómetros, uniendo puntos distantes y recorriendo los paisajes más característicos de los países, regiones o pueblos.

 

·  Material que necesitamos.

El calzado más adecuado para la practica del senderismo lo constituirán preferentemente las botas de piel, tipo treking. Es una bota flexible que reúne todas las cualidades de una zapatilla deportiva y las características de típica bota de montaña. En su defecto podemos utilizar una zapatilla deportiva por su comodidad y flexibilidad. Son válidas para marchas cortas, pero debido a que no sujetan ni protegen adecuadamente el tobillo no son recomendables para uso cotidiano o para itinerarios abruptos o muy largos.

Para complementar a la bota de montaña es ideal usar unas medias de lana y debajo un calcetín de hilo de algodón en contacto con el pie. Llevar un par de medias de repuesto en la mochila es siempre conveniente. Para prevenir las rozaduras y las ampollas lo mejor es utilizar esparadrapo ancho en las zonas más delicadas, a los primeros síntomas. nunca utilizar calzado nuevo durante la práctica del senderismo. La ropa debe reunir dos características: que nos aísle de los elementos y que resulte cómoda.

El pantalón debe ser largo para proteger las piernas y, en caso de ser tipo bávaro, tendremos que usar medias largas. Nos debe permitir realizar cualquier tipo de movimiento, por lo que no son recomendables los pantalones vaqueros por ser muy rígidos. También nos puede resultar útil en caso de temperaturas muy bajas el uso de unos leotardos debajo de los pantalones.

La camisa debe ser manga larga con bolsillos y con cuello ya que protege mejor que una camiseta deportiva. Encima lo más recomendable es usar un forro polar que es muy ligero y aísla perfectamente del frío. En su defecto lo más recorrido es el clásico jersey de lana. La prenda exterior puede ser un anorak o bien chaqueta de tejido impermeable o forro polar.

Para las manos y la cabeza en días de invierno se deben poner guantes y gorro de lana. Para la lluvia lo que más se utiliza es el chubasquero o capa impermeable, aunque también nos puede servir el típico impermeable de cintado. No olvidar las gafas de sol si vamos a andar sobre nieve o si tenemos la vista delicada.

Por último nos vamos a referir a la mochila y al bastón. La mochila o macuto lo utilizamos para llevar la ropa de recambio: un par de calcetines, una camiseta, comida, un pequeño botiquín, chubasquero, cámara fotográfica y cuaderno de notas. Para marchas de un día, la mochila no debe ser muy grande, alrededor de 30 litros de capacidad. Debe tener bolsillos para llevar los objetos pequeños y la documentación. Son recomendables las que llevan armadura flexible. En general se fabrican en nylon y vacías no deben pesar más de un kilo. La carga de la mochila se hará teniendo en cuenta la frecuencia de uso de los artículos que llevamos: al fondo los menos usados y las pendas de recambio para rellenar. El bastón es un buen auxiliar para el caminante pues da más estabilidad y lo podemos utilizar como elemento defensivo contra el ataque de perros sueltos.

Debemos citar también el pequeño material necesario y que casi siempre se lleva en las marchas. Nos referimos a la navaja, bolsas de basura, abrelatas, cerillas, pequeño botiquín con algunas tiritas, esparadrapo y aspirinas.

Otro elemento importante es la cantimplora. Existen en el mercado una gran variedad de modelos, de uno o dos litros de capacidad, por lo que es conveniente fijarnos en las características que debe reunir una buena cantimplora: primero que tenga un cierre estanco y de fácil manipulación y segundo que su forma sea regular y no muy grande para facilitar su colocación en la mochila. En este sentido, las cantimploras de goma son muy útiles, pues se adaptan perfectamente y conforme se vacían abultan menos.

 

Material complementario:

Cuaderno de notas:

También nos será necesario un cuaderno de notas para ir anotando todo lo que vamos observando a lo largo del recorrido pero sobre todo cuando estamos diseñando un nuevo recorrido.

Cámara fotográfica:

Su uso nos permitirá conservar buenos recuerdos de momentos pasados durante el itinerario. Pero cuando vamos pensando en hacer una ruta más o menos larga no suele ser fácil compatibilizar la marcha con las paradas para hacer fotografías.

Prismáticos:

Para observar en determinados momentos el paisaje o la fauna del lugar son necesarios unos buenos prismáticos, aunque no son imprescindibles para el desarrollo de la actividad.

El dibujo:

No siendo muy recomendable cuando un motivo prioritario de la actividad es la marcha, sí podemos usar este recurso como alternativa a la misma, haciendo en este caso recorridos más cortos y tomando el dibujo junto a la fotografía como aspecto principal del programa.

El plano y la brújula:

Para el estudio previo del itinerario a seguir es necesario aprender a interpretar el plano y orientarlo con la ayuda de la brújula. Pero además, una vez iniciado el recorrido, debemos utilizar con cierta frecuencia el plano y la brújula para saber en todo momento dónde nos encontramos.

 

·  Técnicas necesarias para realizarlo.

En el senderismo no existe en ningún momento finalidad competitiva. Tiene como objetivo la simple contemplación de la naturaleza y disfrutar de su belleza a lo largo del camino.

Su práctica favorece una buena formación física y contribuye a su mantenimiento.

Los esfuerzos que se hacen en este deporte son moderados y el riesgo de accidentes es mínimo, por ello permite mezclar personas de diferentes edades y eso ayuda a desarrollar unos niveles muy elevados de convivencia.

La velocidad de la marcha debe ser moderada ( de unos 4 km/h en terreno llano y de 3 o menos km/h cuando nos movemos por montaña). Los tiempos de parada deben suponer al rededor de un 40% del tiempo de marcha.

El grado de experiencia y entrenamiento previo depende de la dureza del itinerario o grado de dificultad que viene dada por: la longitud del recorrido, sus desniveles y las condiciones climáticas.

Grado de dificultad

Longitud recorrido

Desnivel

Cond. climáticas

Experiencia.

Fácil

Hasta 10 km.

Hasta 300 m.

otoño y primavera.

Sin experiencia

Moderado

De 20 a 30 km.

De 300 a 900 m.

Invierno (frío seco)

Algo de experiencia

Fatigoso

De 30 a 40 km.

De 900 a 1500 m.

Lluvia / calor

Entr. específico y con. generales.

Extenuante

Más de 40 km.

De 1500 m o más

Lluvias torrenciales/ Tormentas/ Frío intenso/ hielo

Entrenamiento y conocimientos de orientación.

Para poder seguir un sendero hay que conocer los indicadores que se encontraran por el camino.

 

·  El senderismo en la Comunidad Europea.

Los senderos de gran recorrido comenzaron en Francia hace mas de 50 años con la necesidad de hacer unas redes de caminos y sendas orientadas a la ocupación del ocio y a un mejor conocimiento de los pueblos, ciudades o países. El único requisito que tenían que cumplir el ser practicables para todo un amplio sector de la población. En la actualidad, hay marcadas sendas por toda Europa. Alemania y Francia son un claro exponente de toda la evolución del senderismo en Europa.

Es una realidad que este proyecto se ha hecho universal; en la actualidad podemos encontrarnos sendas en otros continentes: Estados Unidos, Sudáfrica y Asia del Sur.

La unión de todos los principales GR del continente forman los senderos europeos, que están designados con la letra “E”. Hoy en día hay diez de estas características, cuatro de ellos vienen del interior de Europa y de la parte oriental, cruzando los Pirineos.

El GR E-3, conocido como el Camino de Santiago, con la denominación de GR 65 en Francia y España, comienza a Eslovaquia, pasa por la República Checa, Polonia y Alemania hasta llegar a Francia, donde se convierte en el Camino de Santiago.

Otro sendero muy importante es el GR E-4, que tiene el comienza en el Peloponesio (Grecia), concretamente a Delfos (principal centro religioso del mundo griego y santuario desde los siglos VII a.C.). El GR E-4 consta de un recorrido de mas de 6.000 Km por todo el arco del mediterráneo, pasando por Bulgaria, Serbia, Croacia, Eslovena, Italia y Francia. Cuando llega a España, recorre Cataluña, Valencia y termina en Andalucía.

El GR E-7 tiene su origen en Ucrania, a cerca del Mar Negro, pasa por Rumania por Constanza, continua por los Balcanes, Hungría, Croacia, Eslovena, Italia y Francia. Entra en España por Cataluña y continua por Valencia hasta el interior de la península: pasa por Madrid, y después de un recorrido de mas de 8.000 kilómetros finaliza a Portugal en la ciudad de Lisboa.

Los SGR se señalizan con dos líneas paralelas blanca y roja. Atendiendo su trazado y la no excesiva dificultad, son asequibles para cualquier persona medianamente habituada a caminar. Las sendas de gran recorrido son manera agradable de vivir una aventura, la de conocer el mundo de las montañas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *